martes, 3 de noviembre de 2009

David Vilanova

"La vie est belle"

Hasta el 19-11-2009




En las grandes ciudades a menudo nos encontramos toda clase de vagabundos. Muchos de ellos en situaciones muy diversas y en condiciones difíciles para sobrevivir, es decir, pasando noches de invierno bajo cero, buscando algo de comer, donde poder dormir, que vender, etc. Ser callejero es una vida muy compleja y con muchas barreras a superar.

Este reportaje refleja la vida de un personaje un tanto especial. El hecho de nombrarlo así es por distintas razones. En primer lugar, por ser un callejero distinto a los demás, por sus ganas de vivir y poder salir adelante. Por su personalidad, es decir, una persona muy inteligente, amable y educada. Por querer hacer un mundo mejor desde la situación en la que se encuentra. Podría estar nombrando razones, pero una última es porque temporalmente esta en un piso sin luz y agua, pero con unas paredes donde refugiarse, algo que los vagabundos normalmente no tienen. La vivienda es temporal, porque en cosa de un mes, volverá a dormir en las calles como años atrás.

Antonio Henrique Dos Santos, nacido en Portugal en 1960. Actualmente vive en Barcelona, no especifico un lugar concreto porque como él bien dice ha sido y es un callejero. En su pasado había vivido unos 32 años en Francia. Al llegar a España, vivió en una cueva con más vagabundos, hasta llegar a las calles de Barcelona.

Los días los pasa en la calle, ya sea en los parques, en lugares que define como únicos, buscando cobre o compartiendo momentos con la gente y con sus amistades, como Andrea.

Su vida va ligada a los animales, en concreto con los perros. Fanny es el nombre de la perrita que la acompaña a todos los sitios, tiene 14 años y tiene un ojo ciego, aparte de tener alguna enfermedad que se manifiesta en la piel. En ocasiones, la viste y la pone guapa con joyas que encuentra en distintos lugares. La define como: “Tiene un lenguaje singular y tenemos una fuerza moral para entendernos”. Antes de Fanny tuvo un perro llamado Lupi con el que compartió muchas experiencias. Esta enterrado en Montjuïc, en un lugar difícil de llegar y al lado del mar. Sus palabras sobre Lupi fueron: “Era un perro muy listo y un superviviente como yo”. “Siempre vivimos al lado del mar, aquí el mar es suyo y es libre”. En dos imágenes podemos ver a Lupi, reflejado en unas fotografías las cuales hacen referencia a sus recuerdos.

Su medio de transporte es una bicicleta, donde la va decorando con lo que encuentra. En la parte delantera se sitúa Fanny dentro de un tipo de bolso creado por él. El resto es de Antonio con un sillín algo peculiar.

Los motivos y/o objetivos que me empujaron a realizar este proyecto surgieron el primer día que conocí a Antonio. Ocurrió en el parque de debajo mi casa cuando mantuvimos una larga charla sobre distintos temas. Ese mismo día, en ese hombre vi que había un personaje único y lleno de sorpresas. No me equivoque y así fue, a medida que realizaba el reportaje me encontraba alguna cosa que me asombraba y me sorprendía. Era entretenido compartir momentos con él, ya que compartías temas de actualidad con una persona llena de cultura.

Todas las fotografías que componen esta vida callejera, están hechas con el fin de ver el más allá de lo que vemos cuando paseamos por la calle. Muchas veces nos encontramos con muchos de ellos y no hacemos ni un simple gesto. Muchas veces nos quejamos por simples tonterías y no nos paramos a pensar lo mal que lo pasan en su lugar. Con el “muchas veces” podría nombrar cantidad de cosas con el fin de reflexionar sobre la vida que nos puede llegar a tocar y con el fin de ayudar a personas en situaciones muy complejas.

Como persona y fotógrafo, decir que ha sido una experiencia única y enriquecedora poder compartir estos momentos con Antonio, Fanny y la gente de la calle. Te das cuenta de cómo viven, que hacen para sobrevivir, que hay gente que comparten sus momentos con ellos, que muchas veces están tristes pero que muchas otras más felices que ninguno y que salen a delante con lo que pueden. También te das cuenta de que si algunos de nosotros pusiéramos un granito de arena, podríamos ayudar a gente que de verdad se lo merece. Este trabajo va dedicado a todos ellos, en especial a Antonio.


Exposición virtual en la web de la Asociación Fotográfica Terra de Ningú, donde podréis visitar el trabajo de David Vilanova "La vie est belle".

1 comentario:

Atroz01 dijo...

Exelente presentacion!
Saludos